“¿Es El Suicidio La Respuesta?”

El término “suicidio” se deriva de raíces latinas, generis, “uno mismo” y caedere “matar”. Se define como la muerte de uno mismo con premeditación y alevosía, en posesión de una mente sana.

En algunas sociedades, tanto antiguas como modernas, el suicidio es visto como una forma honorable de terminar su existencia terrena. Los griegos consideraban que era una parte de la libertad del hombre.

Según el psiquiatra Kenshiro Ohara, una autoridad líder en Japón en este asunto, “ el suicidio es una evidencia de la sinceridad. Cuando una madre japonesa decide suicidarse, por lo general primero mata a sus hijos. Este hecho provoca la alabanza ya que los niños se consideran parte de sus padres, y dejarlos sin madre sería cruel.”

El suicidio se está convirtiendo cada vez más popular en muchos lugares del mundo, es considerado “escapar de la vida”. El estigma asociado con el suicidio está disminuyendo rápidamente, y un nuevo vocabulario se ha planteado para racionalizar la práctica, por ejemplo, “muerte con dignidad”, y “ayuda al paciente terminal”

El suicidio es la tercera causa principal de muerte entre los jóvenes, entre las edades de 15 a 24. Sin embargo, una serie de suicidios ocurren incluso entre los pre-adolescentes.

Veamos algunas Causas

Este fenómeno recibe un impulso considerable a partir de las modernas influencias humanistas que han desvalorizado el valor de la vida humana, por ejemplo, el aborto, la eutanasia, la experimentación con seres humanos, etc. Además, la ideología sin Dios (el ateismo) “Dice el necio en su corazón: No hay Dios…”, la filosofía hedonista, y el concepto de que no habrá un Juicio final sin duda, son contribuyentes .

El suicidio se basa en la premisa de que el auto-asesinato pondrá fin a los problemas porque, supuestamente, no hay nada más allá de la muerte.

Algunas religiones falsas contribuyen también. La idea de que uno, después de la muerte, puede volver a esta vida en una nueva existencia en donde se puede “intentar de nuevo” para alcanzar la felicidad, es un error de gran magnitud. La idea de que uno puede encontrar el perdón, la felicidad , a continuación, en un mundo posterior a la muerte es muy popular también. Las Escrituras señalan que después de la muerte, viene el juicio (Hebreos 9:27). No existe un plan post-mortem de redención.

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”

La visión bíblica

El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento contienen leyes y principios que identifican el suicidio como un acto moralmente reprobable por parte de una persona racional.

Hay varios casos de suicidio que se mencionan en las Escrituras, y todos ellos son vistos bajo una luz desfavorable

“Entonces dijo Saúl a su escudero: Saca tu espada, y traspásame con ella, para que no vengan estos incircuncisos y me traspasen, y me escarnezcan. Mas su escudero no quería, porque tenía gran temor. Entonces tomó Saúl su propia espada y se echó sobre ella.
Y viendo su escudero a Saúl muerto, él también se echó sobre su espada, y murió con él.” 1 Samuel 31:4,5

“Pero Ahitofel, viendo que no se había seguido su consejo, enalbardó su asno, y se levantó y se fue a su casa a su ciudad; y después de poner su casa en orden, se ahorcó, y así murió, y fue sepultado en el sepulcro de su padre” 2 Samuel 17:23,

“Mas viendo Zimri tomada la ciudad, se metió en el palacio de la casa real, y prendió fuego a la casa consigo; y así murió” 1 Reyes 16:18

“arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.” ; Mateo 27:5

La Auto-destrucción es una violación de las siguientes verdades bíblicas.

En primer lugar, el suicidio afirma que el hombre es autónomo, que es su propia fuente de derecho. Séneca, el estoico griego, defendió el suicidio como un aspecto del señorío del hombre sobre su propio ser.

La Biblia, sin embargo, enseña que es Dios quien nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos. “Reconoced que Jehová es Dios;
El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. “(Salmo 100:3). Todas las personas pertenecen al Creador. “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.” (Ezequiel 18:4), y Él tiene el “derecho” sobre ellos (Génesis 2:7, Romanos 9:21). La humanidad es responsable ante Dios.

En segundo lugar, las Escrituras dejan muy claro que la vida es un don de
Dios. Él es quien da vida a todos. “ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.” (Hechos 17:25)

“Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato” (1 Timoteo 6:13). Ninguna persona tiene el derecho intrínseco a destruir la vida dada por la fuente eterna de la vida, a menos que sea autorizado para ello por el Señor. “Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará” (Levítico 20:2).

En tercer lugar, el suicidio es una violación de la ley divina que prohíbe el asesinato. La prohibición de derramar sangre humana es porque el hombre es hecho a la imagen de Dios . “El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre” (Génesis 9:6). “ Los rabinos judíos consideraron que este pasaje específicamente prohibía el suicidio”

El asesinato es condenado “No matarás (Éxodo 20:13) y “Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Romanos 13:9), y el suicidio es auto-asesinato cometidos por una persona que es responsable. Aunque algunos de los que se quitan la vida, sin duda, tienen trastornos mentales, por lo tanto no son responsables del acto en sí mismo, se estima que más del 90% de las víctimas de suicidio se consideran personas normales, y sanos.

En cuarto lugar, el suicidio es un acto de egoísmo. Los seres humanos se les ha dado la responsabilidad de servir a Dios (Eclesiastés 12:13). Como nuestro Hacedor (Salmo 95:6), es digno de nuestro servicio (Salmo 18:3), el hombre fue creado para glorificar a Jehová (Isaías 43:7).

Por otra parte, es nuestro deber ayudar a los demás. Al igual que nuestro Señor pasó haciendo el bien “cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él “(Hechos 10:38), por lo tanto se nos enseña a tener benevolencia hacia todos los hombres. “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” (Gálatas 6:10). Ninguno de nosotros vive “para sí” (Romanos 14:7). “Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí”

En quinto lugar, el suicidio viola el principio de la autoestima que es tan claramente ordenado en una multitud de pasajes de la Biblia. Cuando Pablo advierte a los cristianos en Roma: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno,” (Romanos 12:3), sin duda implica un nivel de autoestima que debemos tener de nosotros.

Jesús enseñó: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39), y las Escrituras indican que: “El amor no hace mal al prójimo” (Romanos 13:10
Cuando Pablo exhorta al hombre a amar a su esposa como “a sus mismos cuerpos” (Efesios 5:28), existe la presunción de una obligación legítima hacia el propio cuerpo de uno.

El Trato con potenciales suicidas

En un mundo cada vez más llena de una variedad de presiones, la tasa de suicidios probable continúe a niveles altos. Los cristianos deben estar preparados para ayudar amablemente a aquellos que están conduciéndose a las profundidades de la desesperación.

Las recomendaciones siguientes son algunos de los elementos que una persona compasiva puede dar a alguien que parece frustrado con la vida.

• Se debe enseñar con fuerza la verdad de que somos criaturas de Dios y por lo tanto, el verdadero propósito en la vida es vivir. La persona afligida tiene que estar convencida de su valor, que es gran estima y amada ante los ojos de Dios como creación de Dios.

• Hay que señalar que las condiciones deprimentes de la existe humana son el resultado del pecado (ya sea directa o indirectamente), pero que Cristo vino para hacer frente al problema del mal. A través de Jesús y su plan de redención, podemos ser libres de la culpa de todos los errores pasados. “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo (Hechos 2:38), y podemos aprender a hacer frente a una situación que no podemos cambiar. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13).

• Hay que destacar que la relación de estar “en Cristo” puede proporcionar una sensación de tranquilidad y alegría que hace la vida una maravillosa experiencia emocionante y sin duda vale la pena vivir

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!
Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.
Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:4-7).

• Cuando usted observa a una persona que parece excesivamente angustiada, ofrézcale amabilidad y apoyo. Intente de demostrar a ellos que existe una mejor calidad de vida.
La vida es preciosa y tenemos el mensaje de esperanza para el mundo

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD