¿Enseñan Estos Versículos La Enseñanza Calvinista De La “Predestinación”?

Para muchos, el calvinismo es más que una forma de vida. Es la vida. Para muchos que han nacido y crecido escuchando estas doctrinas, es difícil para ellos imaginar alguna otra manera. Esto es cierto para cualquier persona que se ha rodeado de cualquier elemento toda su vida.. Este artículo está dedicado a las personas que necesitan respuestas a sus inquietudes. Encontrará una lista de versículos que el calvinismo utiliza para afirmar su doctrina de la predestinación y encontrará también una refutación a cada una de ellas.

II Pedro 3:9

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” II Pedro 3:9

Si el calvinismo es la verdad , entonces de acuerdo a este versículo, todos los hombres deberían ser salvos, ya que Dios quiere que todos los hombres sean salvos. Obviamente, esto es contrario a otros pasajes que son claros y precisos en relación al tema (Lucas 13:23-24; Mateo 7:13-14).

“Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo:
Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán”

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”

Calvino en su interpretación de este pasaje limita “todos” sólo a los salvados, basado en el hecho de que el libro fue escrito para los salvos.
¿El contexto de las palabras “todo” y “todos” es sólo a los elegidos? Antes de interpretar un texto tenemos que ver su” coherencia con el contexto”. Sólo una interpretación será coherente con el contexto inmediato y la Biblia en su conjunto.

Anteriormente en este capítulo, Pedro comenzó señalando a los cristianos a tener cuidado con los burladores, que se burlaban de la creencia de los cristianos en la segunda venida de Cristo y la destrucción del mundo.

“Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles; sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación “
(II Pedro 3:1-4).

Se recuerda que estos burladores ” Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua “(3:4-6), y Él también ha prometido destruir el mundo y castigar a los malvados por segunda vez, pero por fuego ( 3:7) “pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos”.

La dificultad para los “cristianos era que estaban siendo motivos de burla por el incumplimiento de esta promesa, por lo que Pedro les recuerda que el tiempo no tiene sentido a Dios, y Él cumplirá Su promesa (3:8) “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”. Por último, también se les recuerda que Dios es paciente, tiene paciencia, y por lo tanto espera, porque Él no quiere que nadie perezca (3:9) “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

¿Quiénes son los que proceden al arrepentimiento? Pedro habla de “nosotros” en el versículo 9, pero también menciona a todo el mundo e incluso a “los hombres impíos” en el contexto. Considerar que las palabras “algunos” y “todos” son de índole general. Vamos a considerar dos interpretaciones y determinar la qué tiene más sentido con el contexto.

Ahora bien, si este versículo se refiere solamente a los elegidos, entonces la “paciencia” de Dios es para “todos los que procedan al arrepentimiento”. ¿Cómo es esto posible en el calvinismo, si es Dios quien predestina todas las cosas, y si Dios es el que trae la salvación a través de la operación directa del Espíritu Santo a estos elegidos.

Si el calvinismo es verdad, entonces sólo Dios quiere y produce su voluntad. Si es su voluntad que todos los hombres se salven, entonces ¿quién lo impide? Esto nos lleva a una interpretación alternativa posible: Dios es paciente y espera el mayor tiempo posible para que todos los hombres procedan al arrepentimiento. Si el hombre tiene libre albedrío, entonces Dios sería sin duda paciente, en esperar hasta que todos los hombres se hayan arrepentido o bien endurecidos en su maldad.

Esta interpretación es coherente con el verso y con el contexto anterior, en el que Dios señala el juicio que vendrá sobre los impíos, pero quiere que “todos procedan al arrepentimiento.”

Juan 6:37-44

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.
Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.
Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo.
Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?
Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros.
Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.”

Estos versos fueron citados una vez por Calvino como un texto de prueba para señalar la intervención directa de Dios de la voluntad del hombre en la salvación. Sin embargo, Calvino en realidad cita a San Agustín.

En la interpretación de cualquier pasaje, es crucial que no leamos en el pasaje el sentido que deseamos darle. Esto se aprecia mejor al observar lo que el pasaje no dice. No se puede forzar a ninguna ambigüedad para apoyar nuestra conclusión, sino la que es coherente con toda la Escritura.

¿Cómo es uno “salvado”? ¿Es en contra de su libre albedrío?. El hombre es salvado a través de la Palabra de Dios, revelada por el Espíritu Santo (II Tesalonicenses 2:14, Santiago 1:18).

Decir que Dios, antes de la fundación del mundo, eligió a algunos para salvación y otros para perdición, independiente de una recepción personal de la verdad, es una doctrina que no puede ser sostenida por las Escrituras – sin importar el número de personas sinceras que crean en esto.
Hay varias preguntas cruciales que deben abordarse en relación con Juan 6:37. ¿Cuándo empezó el “dar” a ciertas personas al Hijo ? ¿En qué sentido el Padre “da” estas personas a su Hijo?, ¿Cuál es el significado de la promesa: “Yo no le echo fuera”? Tomemos cada uno de estos en orden.
(3) ¿Cuándo empezó el “dar” a tener lugar? La idea de que los creyentes fueron incondicionalmente “dados” a Cristo, en el eterno designio de Dios antes de la fundación del mundo, es negado por este mismo pasaje. El verbo “dar” ( didosin ) está usado en forma de presente , lo que indica la acción en curso, el Padre, en ese mismo momento, estaba en el proceso de dar a ciertas personas a su Hijo. Este pasaje no puede ser empleado, para establecer un “acuerdo” hecho en la eternidad antes de la fundación del mundo. .
(4) ¿En qué sentido Dios “da” la gente a su Hijo? Los términos “regalo” y “da” se emplean con frecuencia idiomáticamente en las Escrituras para referirse al favor divino tal como se expresa en la obra redentora del cielo en favor del hombre.
Por ejemplo, David profetizó que Jehová le “daría” las “naciones” (los gentiles) a Cristo como herencia (Sal. 2:8; véase Hechos 4:25-26.). Seguramente nadie va a sostener que todos los gentiles estaban predestinados incondicionalmente a la salvación, independientemente de su respuesta a la verdad divina. Incluso el examen más superficial del libro de los Hechos, desde el capítulo 10 en adelante, revela que los gentiles fueron admitidos por aceptar las exigencias del Evangelio. La salvación no fue como consecuencia de un decreto eterno independiente de la obediencia humana (Hechos 10:34-35,43; 11:14; 15:8-9; 1 Pedro 1:22-23.).
(5) ¿Qué relación hay entre el “dar” y “venir” en Juan 6:37? Existe una relación significativa. El “dar” representa lo que Dios ha provisto en el gran plan de salvación de la humanidad, el” venir ” representa la aceptación del plan tal como se manifiesta en la obediencia del pecador.
El contexto posterior ofrece un ejemplo maravilloso de esto – con un poco de imágenes diferentes, pero con el pensamiento correspondiente. Tenga en cuenta el lenguaje de los versos 44-45.
“Ningún hombre puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el último día. Está escrito en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Todo el que ha oído del Padre y aprende, viene a mí. ”
En este pasaje vemos un paralelo a “dar” del versículo 37. Y, sin embargo, claramente en los versículos 44-45 esto se realiza por el oír su palabra, aprender, y venir al Señor. Dios proporciona la información de la redención, pero la humanidad debe acceder. Mediante una comparación de estos pasajes, por lo tanto, se puede concluir lógicamente que se trata de cómo los hombres son “dado” a Cristo.
(6) Nuestra última pregunta es la siguiente: “¿Cuál es el significado de la afirmación:” Yo, no le echo fuera “?” Algunos alegan que sugiere el dogma de la imposibilidad de la apostasía, es decir, que nadie “dado” a Cristo en el plan eterno de las cosas se puede perder. El hijo de Dios, por lo tanto, nunca puede caer de la gracia.
El pasaje ni siquiera remotamente sugiere esta doctrina perniciosa. Incluso Albert Barnes, que se suscribe a la doctrina calvinista de la imposibilidad de la apostasía (véase su comentario en Mateo 7:23), reconoce lo siguiente, con referencia a Juan 6:37 b. “Esta expresión no se refiere a la doctrina de la perseverancia de los santos, sino al hecho de que Jesús no va a rechazar o cualquier pecador que viene a él” (pp. 246-247).
Este reconocimiento, junto con las declaraciones de las Escrituras que Dios quiere que todos los hombres se salven
“el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” (1 Timoteo 2:4)
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. “(2 Pedro 3:9), y que “todo el que quiera” puede venir a Cristo, son golpes de muerte a la teoría de que algunos fueron elegidos por Dios para la salvación, y otros para la condenación, antes de que empezara el mundo. Tal vez ningún dogma ha estado tan equivocado.

Juan 1:13
“los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. ” Juan 1:13

Esta clásica construcción gramatical “no, sino” hace hincapié en el papel de Dios en nuestro renacimiento espiritual. No elimina el uno, ni el otro que todo lo abarca.

Esta estructura sólo compara la importancia relativa y la importancia de los dos temas. Otros ejemplos de esta construcción se encuentran en:

“Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre” Juan 6:27

“Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió” Juan 12:44

“Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo” I Corintios 1:17

“Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad” I Timoteo 2:9-10.

Si estos versículos deben interpretarse en el sentido de que el renacimiento es totalmente carente de la voluntad del hombre, entonces Juan 12:44 se contradice con la conclusión de que nuestra fe está completamente desprovista de creer en Jesús.

Si esta construcción “no-sino” sólo puede ser entendida en términos de absolutos, entonces debe ser entendida de esta manera en todos los pasajes en que aparece. Tendríamos interpretaciones absurdas de Juan 6:27 y Juan 12:44 si siguiéramos esta lógica.

En verdad, Dios ha provisto, indicado, y dirigido oportunidades para nuestra salvación, pero este versículo no elimina por completo o totalmente el papel de la voluntad del hombre en la salvación. Tenga en cuenta que en el contexto inmediato del versículo anterior, los que tenían este “derecho” fueron señalados sobre la base de los que “recibieron ” y “creyeron ” en Cristo. ¿Está Dios forzándolos, o es el hombre que acepta en este versículo? ¿Quién es el sujeto y autor de la acción? El lenguaje del contexto nos dice:

“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” Juan 1:11-12

Romanos 9: 18

“De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece..”

Una vez más, una interpretación supuesta se utiliza para la comprensión de este versículo. ¿Menciona este versículo que la elección de Dios está aparte de las acciones del hombre? ¿Menciona una elección de individuos escogidos antes de los siglos y separa sus opciones? ¿Escoge Dios a las personas aparte de sus elecciones, o de sus decisiones y deseos?

¿Cuál es la base para el endurecimiento del corazón de una persona, mientras que otra recibe la misericordia? ¿Es una elección arbitraria, sin norma o base? No, la Escritura dice:

“Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen” Romanos 1:28

“Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.” I Pedro 5:5

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD