“¿Cuándo Cornelio Fue Salvo?”

Un estudio del asunto relacionado con la salvación es siempre un tema relevante. Una forma de determinar las cuestiones relativas a la salvación del hombre es mediante el estudio de ejemplos concretos que son de aplicación general a todos los hombres. El caso de Cornelio es ciertamente aplicable en materia de la salvación ya que se señala de qué modo se obtuvo.

El relato bíblico lo encontramos en el libro de los Hechos de los apóstoles capítulos 11 y 12.

El objetivo de este estudio es establecer en que momento la salvación se obtiene y lo que es importante y no importante en la obtención de la salvación. Cornelio, como veremos, tenía muchos rasgos sobresalientes. La cuestión es que ninguna de estas características constituyó su salvación inmediata. Una pista sobre la respuesta correcta se encuentra en Hechos 11: 14:
“él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa.” (esto es lo que el ángel le dijo a Cornelio).
Vamos a notar algunos de los rasgos mencionados en relación con Cornelio y ver si era salvo en relación con la posesión de estas características.

Cornelio era un hombre piadoso Se nos dice expresamente que Cornelio era piadoso (Hechos 10: 2). La mayor parte del mundo sin duda pensaría que tal condición y característica como la piedad o la “devoción” de una persona constituiría la salvación. Sin embargo, no es así. Cornelio tuvo que oír la palabra para su salvación después de la descripción de la piedad que el demostraba en Hechos 10: 2.

Cornelio era temeroso de Dios Una vez más, el Espíritu Santo, da por cierto el hecho de que Cornelio era temeroso de Dios (Hechos 10: 2). Cornelio creía en Dios. Sin embargo, Cornelio no era salvo ( Hechos 10: 2 y Hechos 11: 14). Por lo tanto, la enseñanza de la salvación por la fe sola no es bíblica
.
Cornelio era la cabeza de su casa. Cada vez es más difícil encontrar hombres que asumen la jefatura y el liderazgo en la circunstancia de la familia. Sin embargo, Cornelio era el jefe de su casa (Hechos 10: 2). Muchos piensan que si un hombre es un buen esposo y padre, él es salvo. Eso no es necesariamente así (Hechos 10: 2, 11, 14).

Cornelio hacía muchas limosnas al pueblo Cornelio era un hombre muy generoso. Su generosidad al parecer abundaba como resultado de su buen corazón y cuidado (Hechos 10: 2). No obstante, su generosidad no lo salvó. (Hechos 10: 2, 11, 14).

Cornelio era un hombre de oración. No sólo Cornelio oraba, sino que se nos dice que,”oraba siempre” (Hechos 10: 2). Las oraciones de Cornelio fueron escuchadas por Dios Hechos 10: 3, 4, dice que las oraciones de Cornelio constituían un memorial delante de Dios. Por lo tanto, Dios estaba consciente de sus oraciones. Muchos a la conclusión de que las oraciones de Cornelio eran oídas , señalan que él era salvo. De hecho, en un sentido general, la oración contestada pertenece a los salvos (I Juan 3: 22). “y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.”

Sin embargo, Cornelio tenía una evidente búsqueda de una adecuada relación con Dios y parece que en esta circunstancia, Dios lo escuchó. Sin embargo, Cornelio no era salvo de acuerdo con Hechos 10: 3, 4 (Hechos 11: 14). “ él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa. “

Cornelio tuvo una visión . Entre algunos de los hechos milagrosos relacionados con Cornelio está la visión que recibió (Hechos 10:3). Muchos piensan que si una persona tiene una visión, esto es un signo seguro de la salvación personal. Sin embargo, Cornelio no era salvo, a pesar de su visión (Hechos 10: 3, 11, 14).

Cornelio era un militar y no sólo Cornelio estaba en el ejército, sino que tenía una alta posición y responsabilidad (Hechos 10: 1, 22).

“Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana”

“Ellos dijeron: Cornelio el centurión, varón justo y temeroso de Dios, y que tiene buen testimonio en toda la nación de los judíos, ha recibido instrucciones de un santo ángel, de hacerte venir a su casa para oír tus palabras “

Algunos asocian su éxito en lo militar como una razón de su salvación, sin embargo, Cornelio no es salvo Hechos 10: 1. Todavía tenía que oír las palabras dirigidas a él para que pudiera ser salvos (Hechos 11: 14).

Cornelio quería escuchar la predicación. Es muy loable cuando alguien quiere oír la predicación del evangelio, al igual que Cornelio (Hechos 10: 8, 24).

“Al otro día entraron en Cesarea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos”

De hecho, a Cornelio se le describe como “esperando” para escuchar, por lo que mostró entusiasmo y ansiedad. Sin embargo, Cornelio no era salvo (Hechos 11: 14).

Cornelio invitó a otros a escuchar el evangelio. En muchos sentidos, Cornelio fue muy sobresaliente. Hay que recordar también que Cornelio no era un Judio de nacimiento. A pesar de que invitó a otros a escuchar la verdad, él mismo no era salvo en ese momento. Una vez más, sabemos esto por los Hechos 11: 14.

Cornelio tenía una actitud respetuosa y era justo. Oímos decir que, “… la actitud es todo lo que se necesita”, pero Cornelio estaba perdido (Hechos 11: 14). Además de todo lo que hemos visto con respecto a Cornelio, también era justo (Hechos 10: 22). Por desgracia, estaba perdido.

“Ellos dijeron: Cornelio el centurión, varón justo y temeroso de Dios, y que tiene buen testimonio en toda la nación de los judíos, ha recibido instrucciones de un santo ángel, de hacerte venir a su casa para oír tus palabras.”

Cornelio tenía un buen testimonio de los Judíos. Era casi inaudito que un gentil fuera altamente considerado y respetado por la comunidad judía del siglo primero. Sin embargo, Cornelio gozaban de tal estado (Hechos 10: 22). Sin embargo, Cornelio estaba perdido (Hechos 11: 14). Recuerde, Cornelio tuvo que oír la palabra con las que él y su familia podrían salvarse.

Cornelio habló en lenguas, y fue bautizado en el Espíritu Santo. Una vez más, el registro es muy específico en cuanto al hecho de Cornelio habló en lenguas y fue bautizado en el Espíritu (Hechos 10: 46, 44-48, 11, 15). Mientras que su salvación estaba cerca al momento del bautismo en el Espíritu (el bautismo del Espíritu Santo se produjo mientras Pedro estaba presentando las palabras que Cornelio tenía que oír para ser salvos), sin embargo, el bautismo en el Espíritu y el hablar en lenguas no salvó a Cornelio y no fue una señal de que ya se había salvado (Hechos 11: 14). Esto puede sonar extraño a la vista de aquellos que enseñan que el bautismo del Espíritu Santo fue para la salvación del destinatario.

La verdad es que el bautismo del Espíritu Santo experimentado por los apóstoles y Cornelio no era para su salvación. Tal poder a los apóstoles y evidentemente a Cornelio llegó a ser de gran utilidad en el Reino de Dios por ser capaz de hablar milagrosamente ( Hechos 1: 4, 8). Me imagino que cuando Cornelio se salvó, llegó a hacer mucho bien, especialmente entre los gentiles. Sin embargo, Cornelio tenía que oír las palabras a fin de ser salvo
.
Las palabras que eran necesarias para la salvación de Cornelio y su familia fueron pronunciadas por Pedro en su sermón memorable registrado en Hechos 10: 34-43.

“Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre”

Dado que estas palabras fueron para la salvación de Cornelio, es imprescindible que seamos conscientes de las palabras de salvación habladas a él y su familia.

Éstos son los principales hechos que fueron presentado por Pedro a Cornelio:

Dios no hace acepción de personas (Hechos 10: 34, 35). Judíos y gentiles por igual fueron tratados de la misma forma y los dos tenían el mismo evangelio o las palabras de salvación.

Todos los hombres deben temer a Dios y hacer justicia (Hechos 10: 35, Romanos. 1: 16, 17). Mientras que el hombre nunca puede merecer su salvación, sigue habiendo ciertas responsabilidades ordenado al hombre por Dios y el hombre debe someterse humildemente para recibir la gracia de Dios.

Jesús es el Señor de todos (Hechos10: 36). “Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos.”

El señorío de Jesús no es una cuestión opcional para ser recibido (Lucas 6: 46). “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? “Cuando uno realmente acepta el Señorío de Jesús, obedece cada uno de los mandamiento dados por Jesús ”
.
Cornelio y todos los hombres deben reconocer al mismo Jesús. Algunos hechos referente a Jesús son un requisito para llegar a creer. Jesús hizo el bien y Dios estaba con él, predicó Pedro (verso 38), la vida de Jesús y las pruebas de quienes fueron testigos de estos hechos (verso 39), Jesús fue crucificado (vs. 39). Y Jesús fue resucitado de la tumba (versos 40, 41).

En vista de estos hechos en relación con Jesús y su singularidad, la predicación a los hombres de esta buena noticia era necesaria y, de hecho, se llevó a cabo. También se hizo hincapié en el juicio venidero (Hechos 10: 42). La maravillosa noticia que Pedro predicó a Cornelio era que él podía tener “… la remisión de los pecados por su nombre” (Hechos 10: 43). La remisión de los pecados es equivalente a la salvación, vemos por qué Cornelio tuvo que escuchar las palabras “por el cual podía ser salvo” (Hechos 11: 14). La remisión de los pecados se obtuvo cuando Cornelio fue bautizado en agua ( Hechos 2: 38, Hechos 10: 47, 48).

Pedro hizo hincapié en la obediencia a Dios y cuando Cornelio oyó las palabras de Pedro, él fue obediente (Hechos 10: 34, 35, 47, 48). “Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días “

Fue en este punto que Cornelio y su casa se salvaron. las palabras de Dios deben ser escuchadas y obedecidas hoy, porque el evangelio es poder de Dios para la salvación (Romanos 1, 16).
Es lo que Pedro señalo más tarde en Jerusalén cuando se reunieron para tratar el tema de la salvación de los gentiles. Hechos 15: 7 “ …Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen”

En el momento del bautismo bíblico, Cornelio se salvó y basado en la calidad espiritual de este hombre, Dios, sin duda, fue capaz de utilizar este gentil para su gloria y la salvación de muchos. El caso de Cornelio y su conversión a Dios marcó oficialmente el inicio del Evangelio a los gentiles.

Esta es la razón del bautismo del Espíritu en el caso de Cornelio fuera tan importante, fue una señal visible en cuanto a la aceptación de los gentiles por parte de Dios ( Hechos 11: 15-17).
“Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.”

El bautismo en el Espíritu experimentado por Cornelio es el segundo caso registrado y último del bautismo del Espíritu Santo (este segundo caso se produjo cerca de diez años posteriores al caso de los apóstoles, Hechos 2). Mientras que el bautismo del Espíritu es un caso excepcional, no es así el bautismo en agua (Marcos 16: 15, 16).

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

2 Comentarios to ““¿Cuándo Cornelio Fue Salvo?””

  1. isaias 25 noviembre, 2010 at 12:34 #

    Dios le bendiga, les guarde y prospere su vida.

  2. Fray 9 septiembre, 2014 at 19:44 #

    Me gusta este estudio, La salvación se obtiene escuchando la palabra, bautizándonos en el nombre de Jesús (no hay duda) y recibiréis el don del espíritu Santo.
    Gloria a su nombre santo.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD