“¿Cuál Es La Voluntad De Dios?”

La voluntad de Dios debiera ser el máximo deseo del ser humano, querer conocerla y aceptar sus demandas es posible, cuando se tiene la voluntad. El Salmista oraba a Dios “Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;
Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud” Salmos 143:10

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado,
Y tu ley está en medio de mi corazón” .Salmo 48:8

La voluntad de Dios se puede dividir en dos partes :
1.- La voluntad de Dios en la vida personal del cristiano
2.- La voluntad de Dios en el sentido de su enseñanza expresa.

En los asuntos de la vida, el cristiano debe confiar en los acuerdos soberanos de Dios. Alguien podría decir pero ¿Cómo sé la voluntad de Dios en mi vida? ¿Podemos acaso conocerla? Las Escrituras están llenas de revelaciones que nos dicen como el Padre quiere que pensemos y actuemos en toda circunstancia, especialmente cuando nos enfrentamos a las pruebas que permite en nuestras vidas. La confianza es la clave para cumplir la Voluntad de Dios. Debemos confiar en el Padre, cuyos ojos están siempre sobre nosotros. No podemos ver o juzgar dentro de la niebla espesa, pero debemos confiar en el Padre que lo ve todo con claridad.
Al tomar decisiones relativas a nuestra vida cualquiera que ellas fueran debemos utilizar las facultades mentales que Dios nos ha dado y debemos orar para pedir una guía. No podemos esperar que descienda como una especie de visión de éxtasis que nos diga exactamente qué hacer.
A veces vivimos una determinada situación que se origina por nuestras propias debilidades, errores, decisiones equivocadas y las malas intenciones de quienes nos rodean. ¿Dónde está la Voluntad de Dios en eso? Si hemos orado y no tenemos una solución a la mano, si hemos tratado de cambiar lo que estaba a nuestro alcance y las cosas sólo se han puesto peor, entonces podemos estar seguros de que el crecimiento en la paciencia es la Voluntad de Dios, al menos por el momento. La oración continua nos dará fortaleza y ésta a su vez perseverancia y ésta, esperanza que no será vana.
Incluso un hombre escogido como fue Pablo tuvo momentos en los que la Voluntad de Dios no estaba clara. Esta es la razón por la que un día Pablo le pidió al Señor que lo liberase de la multitud de dificultades que tenía. “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;
respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. (2Corintios 12: 7-8) El estaba viviendo en carne propia pruebas, debilidades, insultos, persecuciones y las agonías del Apostolado (2 Corintios12:10). Tres veces solicitó el alivio y la respuesta que recibió es que si eso le estaba pasando, se debía a que la voluntad de Dios obtendría algo bueno de allí. “bástate mi gracia” le contestó Jesús a Pablo ” Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”. (2 Corintios 12: 9)
Pablo se alegró, sin duda, con esta respuesta. No pudo aplacar sus penas con eso, pero saber que la gracia de Dios estaba con él lo hizo decir “Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.”. (2 Corintios 12,10)
Muchos que se han hecho la pregunta: ¿Cómo sé cuál es la Voluntad de Dios para mí? La respuesta es simple: “Si sucede, es la voluntad de Dios. Todos tenemos un propósito en esta vida No es relevante pensar ¿Porqué me sucedió esto o aquello? No es sabio cuestionarse lo que ha sido de nuestra vida, pensando en el pasado o pensar lo que nos sucederá en el futuro, si Él lo permite es por alguna razón, hablo de las pruebas, angustias, enfermedades y dificultades que tenemos por servir al Señor. Nunca olvidemos lo que señalo el apóstol Pablo en Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”

En cuanto a la voluntad expresa de Dios estamos obligados a conocerla. Dios la ha manifestado claramente. (Efesios 5:17). Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.
Pablo escribió: ” leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,” (Efesios 3: 4). Jesús prometió que todos los que desean hacer la voluntad de Dios entenderán (Juan 7: 17). El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.
Y añadió en su epístola a los Efesios:
“dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en si mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” (Efesios 1:9-11)

La Voluntad de Dios se contrasta con la voluntad del hombre (1 Pedro 4: 2) “para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. La voluntad de Dios, entonces, es su deseo para el hombre y su disposición soberana. Hay un gran contraste entre la vida pasada y la nueva vida en Cristo. El Cristiano rompió con el pecado.

La voluntad de Dios es perfecta. Pablo llamó a la voluntad de Dios “buena”, “agradable”, y “perfecta” (Romanos 12:2). No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”

Para vivir la vida cristiana con algo de autenticidad debemos entrar en un proceso de profunda transformación.

La voluntad del Señor contiene requisitos. Es la voluntad del Señor que “… en cada cosa demos gracias” (1 Tes. 5:18). Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. Es la voluntad del Señor “abstenerse de la fornicación” (1 Tesalonicenses 4:3). “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación” La voluntad de Dios implica a veces, sufrimiento para el cristiano. De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien. (1Pedro 4:19)

Hacer la voluntad de Dios es una condición para “recibir la promesa” de la vida eterna, Hebreos. 10:36 ) “porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”

El apóstol Juan señaló(1 Juan 2:17) “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” y para entrar en el reino de los cielos Jesús dijo, (Mateo 7:21). “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” Debemos hacer la voluntad de Dios “de corazón” (Ef. 6:6). no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;

La voluntad del hombre y la voluntad de Dios son a menudo diferentes ( Juan 5: 30). No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.
Jesús se sometió a la voluntad de Dios Jesús dijo: “Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y que acabe su obra” (Juan 4: 34). Jesús es el Hijo de Dios sin pecado, Dios encarnado (Hebreos 4: 15, Col. 2, 9). No obstante, él accedió a la voluntad del Padre. Jesús dijo: “… Yo no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre que me envió” (Juan 5: 30). Jesús vino expresamente a la tierra para hacer la voluntad del Padre (Juan 6: 38). Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
“el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre” ( Gálatas 1:4)
Jesús dijo al entrar en el mundo: ” He aquí que yo vengo, oh Dios, a hacer tu voluntad” (Hebreos 10: 7; Sal 40: 7). Sólo Jesús puede decir: “Yo hago siempre lo que le agrada a él” (Juan 8: 29). En la oración de su agonía, acoge totalmente esta Voluntad: “No se haga mi voluntad sino la tuya” (Lucas 22: 42).

Jesús dijo: “.Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” (Mateo 6: 10). La voluntad de Dios debe tener prioridad en nuestras vidas. Nuestra actitud debe ser: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello” (Santiago 4: 15). Hay una gran recompensa en hacer la voluntad de Dios (Juan 7: 17, 9: 31; Hebreos 10: 36., 1 Juan 2: 17). “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.”
“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”

Es la voluntad de Dios que no se pierden ninguno, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3: 9). “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” La voluntad de Dios es perfecta y el hombre hace bien en someterse a la voluntad de Dios.
“Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos.” Amén. Hebreos 13:20-21
Es La voluntad de nuestro Padre “que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2: 3-4).

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD