¿Cómo El Espíritu Santo Nos Habla Hoy?

El error religioso abunda. El Nuevo .Testamento. nos advierte de los  falsos maestros y del error religioso que promoverían. Jesús advirtió, “Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos ” (Mateo 24:11). Pedro nos recordó, “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. ” (2 Pedro. 2:1). Donde hay maestros falsos hay doctrinas falsas. Esta es la razón por la cual Juan nos advierte, “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. ” (1 Juan 4:1).

Uno de los errores religiosos mas comunes a que hacemos frente es la doctrina que el Espíritu Santo habla directamente a los individuos hoy. Este error está  impregnado en lo más alto de la autoridad religiosa denominacional desde el  papa católico, al “ presidente o profeta de los mormones en la actualidad”  , hasta  los predicadores pentecostales locales. Todos  éstos demandan que el Espíritu Santo les habla y los dirige. Pero no solamente los papas,  y estos predicadores hacen esta demanda. Hay mucha gente religiosa que afirma  que son dirigidos directamente por el Espíritu Santo. Su religión se basa sobre lo que  el Espíritu Santo le dice. Muchos creen que Dios los dirige, y que les  habla  virtualmente en  cada decisión de sus vidas.

Jesús prometió la revelación directa del Espíritu Santo a sus Apóstoles en la última cena   Jesús prometió el Espíritu Santo a todos los  que creyeran en él.

“El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.  Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado “(Juan 7:38 – 39).

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos  2:38).

La evidencia del Espíritu Santo en la vida de un cristiano es el fruto del Espíritu Santo

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.  (Gálatas 5:22 – 23).

Jesús no prometió a todos los creyentes  el don  milagroso ni  la revelación del Espíritu Santo.

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan 16:13).

Jesús hizo esta promesa en la “ última cena .”  ¿Quiénes estaban presente? De acuerdo a los textos siguientes , solo los apóstoles con Jesús.

Lucas 22:13 – 14 “Fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.  Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.

Marcos 14:16 – 17  “Fueron sus discípulos y entraron en la ciudad, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.  Y cuando llegó la noche, vino él con los doce.

Mateo 26:19 – 20   “Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.  Cuando llegó la noche, se sentó a la mesa con los doce.

Esta promesa fue hecha a los apóstoles que estaban presentes , no a cada creyente o “predicador.” El Espíritu Santo traería a la memoria lo  qué Jesús había dicho a  los apóstoles

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:” (Juan 14:26).

Jesús prometió  esto a los que  él habló , a los apóstoles , no a mí  ni a  usted. . ¡Ya  que Jesús no nos habló directamente, él no nos prometió el Espíritu Santo para recordarnos lo que él nos dijo !   ¡Porque el Espíritu Santo dirigiría a  los apóstoles , y les  recordaría  y les daría  palabras para hablar, sin  preparar lo que dirían!

” (Mateo  10:5  “ A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis,”

Mateo 10:18-20). “ y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles.  Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar.  Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.

Nosotros  Tenemos que ser enseñados en la palabra hoy en día.

a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre” (Colosenses 1:28).

Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido” (1 Timoteo 4:6).

Nosotros  Tenemos que estudiar.

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11).

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente.  Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación;  sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.” (2Pedro 1:12 – 15).

para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles;” ( 2 Pedro 3:2).

“Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo ” (Judas 1: 17)

El Espíritu Santo daría testimonio de Cristo a través de los Apóstoles.  El Espíritu Santo dio testimonio   de  que Jesús  era  el Cristo por los milagros que Jesús hizo.

Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.   Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio. ” (Juan. 15:26 – 27).

Jesús prometió el Espíritu a los que habían estado con él desde el principio del su ministerio. El Espíritu fue enviado para dar testimonio de Jesús confirmando el testimonio de los apóstoles  por los milagros

(Marcos . 16:20)   “Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.”

(Hebreos. 2:3-4)   “¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,  testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad

Jesús recordó a sus apóstoles que recibirían el Espíritu Santo para investirlos de poder y ser sus testigos.

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar,  hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido;  a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.  Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.”  Hechos 1:1 – 5, 8).

Los apóstoles fueron  bautizados con el bautismo del  Espíritu Santo y recibieron el poder del Espíritu para ser testigos de Jesús  Los apóstoles estuvieron  con Jesús desde el principio y fueron testigos presenciales de su resurrección. De  los 120 discípulos que se  juntaron , Pedro dijo que el Señor eligió solamente uno para tomar el lugar de Judas en el apostolado  y ser un testigo de Jesús.

Es necesario, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros,  comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección.  (Hechos 1:21 – 22).

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida  (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);  lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido (1 Juan 1:1-4).

1) Los apóstoles  oyeron , vieron y tocaron o palparon  al Señor resucitado.  Atestiguaron a nosotros de lo que vieron.  El testimonio del Espíritu Santo y de los apóstoles es completo.   Nosotros no somos testigos del Señor resucitado, sino somos  los receptores de su testimonio.

Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.  Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución,  ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,  testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad “(Hebreos. 2:1-4).

1) Note los  diversos grupos que se hablan  aquí. Aquellos  que” le  oyeron  (al Señor)” y “nosotros ” quiénes hemos oído  la palabra que ellos predicaron.

2) Aquellos quienes  “lo oyeron ” fueron testigos de su salvación.

3)  Dios por el Espíritu Santo testificó por los testigos a través de los milagros del Espíritu Santo.

4) Pablo habla de estos milagros como las  “señales  de un apóstol”

Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.” (2 Corintios. 12:12).

5) Note el tiempo pasado  verbal “ fue confirmada”  testificando con ellos (aquellos que lo oyeron a Él ) sus  testigos. ” El testimonio fue dado por los que oyeron al Señor, y ese testimonio fue confirmado a nosotros  por el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo dirigiría a los  Apóstoles a toda la verdad y no a una verdad parcial.

Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.  El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.  Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. ” (Juan. 16:12 – 15).

Esto niega que los  apóstoles recibieron solamente una  revelación parcial.  El Espíritu Santo dirigió  a los Apóstoles a toda la verdad .  Jesús guardó su promesa según los apóstoles y reveló a ellos “toda la verdad”.

Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (2 Pedro 1:3).

“Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.  Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.  Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,  lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.  (1 Corintios. 2:10 – 13).

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. ” (Judas 3).

Pablo recalcó que  no hay más que una revelación.

(Gálatas. 1:6-9). “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.  No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.  Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

Los Apóstoles y los profetas escribieron  lo que habló el Espíritu Santo ¿Cómo sabemos lo que reveló el Espíritu Santo a los apóstoles?  Ellos lo escribieron  para que nosotros lo  leyéramos  y entendiéramos

(Efesios 3:1-5). “Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles;  si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros;  que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente,  leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,  misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu

lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.  Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido. ” (1 Juan 1:3 – 4).

El Espíritu Santo nos habla hoy a través de la palabra de Dios . Jesús describió cómo Dios habló a los judíos por lo que fue escrito

Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. (Mateo 22:31 – 32).

El Espíritu Santo nos habló a través de la Escrituras de Antiguo Testamento

Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús,” (Hechos 1:16)

Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,  No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,  Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.  A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón,  Y no han conocido mis caminos.  Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo”. (Hebreos 3:7-11).

El Espíritu Santo nos habla claramente por las Escrituras del Nuevo Testamento

1. “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

2. “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. ” (Apocalipsis 2:7, 11, 17, 29, 3:6, 13, 22).

El Espíritu Santo  nos habla por  revelación directa hoy, pero a través de  la palabra de Dios revelada. Debemos leer, estudiar y aplicar lo que dice el Espíritu Santo. “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. ” (2 Timoteo 2:15).

Jesús relató  de un  hombre rico que murió  y que estaba en tormentos en el Hades. El hombre rico pidió a Abraham que le permitiera volver  y advertir a sus cinco hermanos  de no venir  al mismo lugar del tormento. “Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.  El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán.  Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos” (Lucas 16:29 – 31).

Muchos quisieran que el Espíritu Santo les hablara directamente , guiara  y revelara a ellos y les dijera todas las cosas. Pero si no escuchan a Jesús y a sus apóstoles y profetas en las  Escrituras,  entonces ellos no están escuchando al Espíritu Santo. ¡Lea y estudie la palabra y oiga lo que dice el Espíritu Santo hoy!

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

2 Comentarios to “¿Cómo El Espíritu Santo Nos Habla Hoy?”

  1. Angelo Bugueño 24 abril, 2010 at 12:06 #

    que bien, muy útil este estudio,
    he tenido la fuerte necesidad de
    encontrar la unidad de fe y una seria convicción en aspecto esenciales en cuanto a la común fe que tenemos y que fue entregada una sola vez.
    he padecido por lo que supuesta mente son personas a quienes
    Dios le habla casi todas las semanas sin embargo los frutos del espíritu según la Palabra son completamente otros.
    creo que es sumamente peligroso que las personas basen su fe en las experiencias. pues pasan por alto la Verdad y peor hacen como si Dios se estuviera contradiciendo ademas es sabido que los sentidos son muy relativos e influenciados

    gracias

  2. ANTONIO LUIS 2 junio, 2011 at 15:07 #

    HOLA, GRACIAS POR ESTE PEQUEÑO ESTUDIO, ME HA SERVIDO DE GRAN AYUDA BENDICIONES PARA EL HERMANO O HERMANA QUE LO ESCRIBIÓ BENDICIONES DESDE LAS ISLAS CANARIAS.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD