“¡ES GRANDIOSO SER CRISTIANO!”

1. Muchos han tenido la idea de que el cristianismo es sombrío y lúgubre. Y que eso es sólo para las personas mayores y los niños.

2. Pero esta imagen es todo lo contrario a lo que está retratado en las Escrituras.

3. Aquellos cristianos de hace más de 1.900 años fueron felices y alegres. La iglesia primitiva se componía de jóvenes y viejos, hombres y mujeres.

4. Felipe predicó al noble etíope acerca del Señor, Hechos 8:35-39.
“Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino”

A. Cuando el hombre oyó la predicación creyó y confesó a Cristo como Señor, y fue bautizado, y se nos dice que “se fue por su camino gozoso.”

5. Pablo y Silas, incluso en la cárcel, cantaron himnos a Dios, y también predicaron de Cristo a su carcelero. Hechos 16:25-34;

“Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.”

A. Después de que el carcelero fue bautizado en Cristo, “se regocijó, con toda su casa. por haber creído en Dios ” versículo 34.

6. Incluso cuando eran perseguidos los cristianos “se regocijaban que eran tenidos por dignos de padecer afrenta por su nombre.” Hechos 5:41.

7. De todos los que viven en esta tierra, los cristianos tienen mejores razones para ser más felices que los demás! ¿Por qué?

I. PORQUE DIOS NOS AMA Y QUIERE SALVARNOS.

A. A pesar de nuestros errores, y el conocimiento que no podemos salvarnos a nosotros mismos, sin embargo, Dios se preocupa de nosotros. 2 Pedro 3: 9.
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

1. “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.” Salmo 46:1.

B. Y a pesar de que todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23, Dios nos ama.

1. “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en él no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan. 3:16.

2. Incluso antes de su nacimiento, se anunció su obra: “Llamarás su nombre Jesús. Porque él salvará a su pueblo de sus pecados” Mateo 1:21.

C. ¿Por qué no hemos de ser felices y estar seguros?

1. Dios cuida de nosotros. Y, “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” Romanos. 8:31,32.

II. PORQUE CRISTO MURIÓ EN LA CRUEL CRUZ PARA SALVARNOS. DE NUESTROS PECADOS.

A. ¿Cuál es el mayor grado de amor que un hombre puede demostrar?

1. Jesús responde: “Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos.” Juan. 15:13. “Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando”, versículo 14.

a. He hizo precisamente eso. No porque eran buenos y justos, sino que “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos. 5:8.

B. Porque todos han pecado, Romanos 3:23, tenemos que morir: “La paga del pecado es muerte”, Romanos. 6:23.

1. Sin embargo, la siguiente frase de este versículo dice: “mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

a. Por lo tanto, ¡esta es nuestra causa para regocijarnos! No porque somos pecadores, sino porque Cristo murió por nosotros.

1) “Que por la gracia de Dios probó la muerte por todos”. Tito 2:11,12. “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”

C. A menudo cantamos, “¿Qué me puede dar perdón ? Sólo de Jesús la sangre .”

1. Y esto es correcto, ya que, “sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados.” Hebreos.9:22.

a. Sin embargo, mientras estábamos en la esclavitud del pecado, Hebreos. 2:15; Romanos 6:16, Cristo pagó el precio de nuestra redención. 1 Pedro. 1:18,19.
“sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”

2. Sí, es grandioso ser cristiano!

a. tenemos “libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo”. Hebreos. 10:19 20.

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne”

III. PORQUE CRISTO JESUS ES NUESTRO GRAN SUMO SACERDOTE.

R. Como una criatura pecadora, no podemos presentarnos ante Dios e implorar nuestra petición por nosotros solos.

1. Pero Jesús puede y lo hace. “Y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el Justo”. 1 Juan. 2: 1.

B. Él es nuestro Sumo Sacerdote que ofreció su propia sangre para la purificación de nuestros pecados.

1. “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. …” Hebreos. 2:17;

C. El pensamiento de sus enemigos fue de darle muerte

1. Pero Él fue resucitado de entre los muertos!

a., “por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.”. Hebreos. 7:25.

D. Al tratar de llegar a Dios, debemos saber que Cristo es el único camino. Juan 14:6. “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

E. Sí, es grandioso ser cristiano, porque Cristo es nuestro Sumo Sacerdote.

IV. POR EL PROPOSITO Y SENTIDO DE LA VIDA.

Filósofos a través de los siglos, han tratado de responder a la pregunta: “¿Cuál es el propósito de la vida”

1. El hombre nunca ha podido proporcionar la respuesta de sí mismo. Jeremías. 10: 23.
“Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.”

a. Pero Dios puede : “Escuche la conclusión dada en el libro de Eclesiastés: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos porque esto es el todo del hombre”. Eclesiastés. 12:13.

B. La falta de objetivos que se manifiesta en nuestra sociedad hoy en día es atribuible a una pérdida de fe en Dios y en Cristo.

1. Cuando el hombre se aparta de Dios, pierde su propósito de la vida!

a. Jesús señaló esto en su propia vida en la tierra.

1) “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.”… yo he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”. Juan. 4:34, Juan 6:38.

b. El Señor cumplió ese propósito, en su oración, justo antes de su muerte, dijo;

1) “Yo te he glorificado en la tierra: he acabado la obra que me diste que hiciese.” Juan. 17:4.

C. Y sólo cuando “glorificamos a Dios” en nuestras vidas en esta tierra, podemos decir que hemos cumplido el propósito por el cual nos ha sido dada la vida. 1 Corintios. 6:19-20.

D. Para resumir el significado de la existencia del hombre sobre la tierra, el apóstol Pablo dijo:

1. “para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros..” Hechos 17:27.

E. Sí, es grandioso ser cristiano, ya que esa vida es la única vida que cumple con propósito de la vida.

V. A CAUSA DE LA COMUNIÓN CON OTROS CRISTIANOS

A. Alguien ha dicho: “Ningún hombre es una isla”. Romanos 14:7.” Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí”

1. Dependemos unos de otros. Y con razón.

B. Pero el corazón del cristianismo es que somos uno en Cristo. 1 Corintios 1:10:1 .

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer”.

1. Cristianos en Jerusalén, hace más de 1900 años, sintieron y vivieron de esa manera. Hechos 4:32. “ Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común”

C. Nos necesitamos unos a otros. Necesitamos la fuerza, el aliento y la sabiduría de unos a otros. Especialmente en tiempos de tristeza y dolor.

1. Se nos exhorta a “Permaneced firmes en un mismo espíritu, una mente, combatiendo unánimes por la fe del evangelio.” Filipenses. 1:27.

“Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio”

D. El salmista escribió: “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!” Salmo. 133:1.

1. Y lo sigue siendo. Podemos ir al Libro de Dios, y “Animarnos unos a los otros con estas palabras …” 1 Tesalonicenses. 4:18, 5:11.

2. Por mí mismo, yo no podría ser capaz de ponerme de pie, pero con otros cristianos puedo. Efesios. 4:16.
“de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”

VI. POR LA PAZ QUE TRAE .

R. En este mundo de confusión, de ira y conflictos en el que vivimos, la paz es un tesoro codiciado.

B. Sin embargo, sólo el “Príncipe de la Paz”, Isaías. 9:6, puede traer la verdadera paz en nuestras vidas.

1. Sólo en Cristo es que “tenemos paz para con Dios.” Romanos. 5:1. “ Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”

2. Su sacrificio hace posible la paz: “y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” Colosenses. 1:20.

C. Cuando Pablo habla de la paz en nuestro ser con Dios, tengamos en cuenta lo que dice acerca de Cristo. Efesios. 2:14-16.

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. “

1. Así, en Cristo, tenemos paz para con Dios y con otros

D. El Señor habla de otro tipo de paz que es de vital importancia en el cristianismo.

1. Él dice: “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.”. Mateo. 6, 34.

a. Pero, ¿cómo podemos evitar la preocupación y la ansiedad que nos aquejan?

1) Mateo. 6:33 dice, “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia …”

a) En otras palabras, ser cristiano.

b) Esta es la única manera de la verdadera paz de la mente.

E. Cuando ponemos nuestra confianza en Él, vivimos en obediencia amorosa a su voluntad podemos regocijarnos en el Señor. Filipenses. 4: 4-7.
“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”

VII. POR LA SEGURIDAD DE LOS CIELOS.

A. Pablo escribió en 1 Corintios. 15:19 “Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres”

1. Y cuánta razón tiene! La vida aquí, con todos sus problemas, las tentaciones y las turbulencias, es tolerable por la esperanza que tenemos en el Señor Jesús.

a. Se ha ido para prepararnos un lugar. Juan. 14:1-3.

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

B. Es maravilloso ser cristiano, porque nuestra esperanza no se centra aquí, sino en el cielo.

1. Tengamos en cuenta lo que Pedro dijo en 1 Pedro. 1:3-4.

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros”

1. Jesús prometió: “Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.” Apocalipsis 2:10.

D. Pero, ¿qué seguridad podemos tener de que realmente vamos a ir al cielo?

1. Juan responde a esta pregunta en los siguientes pasajes: 1 Juan. 1:7, 2:1, 3: 3:,22; 5:11,13.

“pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”
“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”
“Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”.
y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.”

1. Sí, es grandioso ser un cristiano.

2. Por la alegría y la felicidad que encontramos en servirle a Él en esta vida.

3. Por la ayuda que el Señor nos entrega y la comunión con nuestros hermanos.

4. Por la promesa de la vida eterna con Dios en el cielo.

5. Todas estas bendiciones hacen que los afanes de esta vida no sean nada.

6. Pablo lo expresa bien en Romanos. 8:18, “Porque tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que será revelada para con nosotros.” O como lo señaló en 2 Cor. 4:16-18.

“Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”

7. Es maravilloso ser cristiano, porque la vida sin Cristo no valdría la pena vivirla.

8.¿ Es usted cristiano? Si no, ¿Por qué no?

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD